logo

La FAV solidaria colaboró con la entrega de insumos en Capilla del Monte

Tras los incendios producidos en la provincia de Córdoba, se generó en la Facultad de Agronomía y Veterinaria una comisión, para ayudar a productores que están teniendo diferentes necesidades, integrada por docentes y graduados de esta Unidad Académica. En este sentido se envió a Capilla del Monte el pasado 1 de septiembre un vehículo cargado con donaciones recibidas desde distintos puntos de la ciudad de Río Cuarto y de la localidad de Almafuerte, que fueron destinadas a solucionar algunas necesidades de los sectores agropecuarios afectados por los incendios. Muchas de estas colectas fueron impulsadas por docentes, estudiantes y graduados de nuestra Unidad Académica.

Sofía Pedraza, la directora de Ambiente de la Municipalidad de Capilla del Monte destacó: “Realmente la ayuda que hemos recibido para los afectados por el incendio es inmensa, la gratitud de la gente es increíble. Poder aportar nuestro granito de arena a semejante desgracia que han vivido es importantísimo para que se sientan acompañados, que sepan que pueden salir adelante y cuentan con el apoyo de toda la sociedad”.

Comentó que desde un principio la Dirección de Ambiente coordinó los recursos disponibles para asistir a todos los productores. Se reunieron con la ONG “Hola Picho”, que se encargó de las donaciones; un grupo de veterinarios voluntarios que colabora con asistencia médica veterinaria; como también la policía ambiental y defensa civil para la logística, traslado de alimentos y seguridad de los civiles que los acompañaban, ya que hubo días con peligro por fuego activo.

Dijo que se han recibido donaciones de la ciudad de Río Cuarto y Almafuerte a través de la FAV y UNRC Cuarto, de localidades como Río Primero, Laguna Larga, Berrotarán, Soto, Pilar, Oncativo, Río Segundo, Carlos Paz, Córdoba, Río Tercero, Calamuchita, Tercero Arriba. “Estamos profundamente agradecidos ya que gracias a ellos cubrimos las necesidades desde el día 1 del incendio y continuamos asistiendo día a día”, expresó.

Además, señaló que desde “el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Córdoba se asistió a productores con alimento balanceado, para lo cual aportamos nuestro relevamiento al listado de productores afectados”.

En cuanto al efecto de los incendios, Pedraza indicó: “Aún se está trabajando en dimensionar las consecuencias de estos incendios, hay varias líneas de trabajo: asistencia a familias que se les quemó la casa, asistencia y relevamiento de productores afectados con sus animales, evaluación de cuencas hídricas y contaminación de agua por cenizas, reforestación, asistencia a fauna silvestre y evaluación de impacto de fauna y flora autóctona”.

Detalló que la mayoría de los productores puso al resguardo sus vacas y caballos, protegiéndolos del fuego. Hay pocos casos en los que tuvimos que dar asistencia médica veterinaria por ejemplo unos terneros un poco quemados en las patas, partos, etc. “La mayor necesidad inmediata tras el incendio es la asistencia en alimentos para el ganado, ya que les quedan al menos 4 o 5 meses por afrontar hasta el rebrote de pasturas y buenas condiciones de pastoreo”.

Según precisó: “Nosotros principalmente asistimos a la ruta 17 y Charbonier asiste Escobas y Copacabana. Sin embargo, la asistencia es para todos los que necesiten, tanto de alimento como de asistencia veterinaria. Hemos registrado la ayuda de casi 50 pequeños productores con un total de 2500 cabezas aproximadamente. Son 29.500 hectáreas afectadas por el incendio entre los departamentos Ischilin y Punilla”.

EL APORTE SOLIDARIO DE LA LOCALIDAD DE ALMAFUERTE

En esta experiencia solidaria, la Facultad de Agronomía y Veterinaria estuvo trabajando a la par con la comunidad de Almafuerte. La iniciativa de apoyo surge de la estudiante de veterinaria Florencia Angeleri Azategui de la UNRC y su familia que desde esta localidad organizaron una importante colecta.

“Charlando con mi mamá sobre la situación de los animales de las sierras, nosotros tenemos campos y nos imaginamos en esa situación, la de tener que cortar alambres para que los animales escapen del fuego, el tener que reunirlos después que pasa todo sin tener un lugar para brindarles; además que el pasto tarda en recomponerse y se hace cuesta arriba para todos”, relató Florencia.

“En este sentido la idea fue poder ayudar a los productores y animales que están viviendo esta situación. Averiguamos quienes estaban organizando colectas y cómo hacer para enviarlas a las sierras, nos pusimos en contacto de quienes estaban haciendo recolección en Río Cuarto y a partir de allí organizar cómo podían pasar a buscar las donaciones por el pueblo”, señaló Florencia.

Y agregó: “Debido a la situación que estamos viviendo todos por la pandemia, para que el camión pudiera entrar a hacer la recolección de lo donado, nos comunicamos con el intendente del pueblo y los oficiales de tránsito, de quienes recibimos la autorización correspondiente para el ingreso a la localidad y las felicitaciones por nuestra gestión. Nos llena el corazón ver el gran movimiento que hay detrás de todo, la cantidad de personas movilizándose por una causa tan noble”, destacó la estudiante de la FAV.