logo

Estudiantes de la FAV realizaron muestreo para brucelosis caprina en Traslasierra

En el marco del proyecto de “Saneamiento de los rodeos caprinos del noroeste de Córdoba”, desarrollado en conjunto por el Movimiento Campesino de Córdoba y las Universidades Nacionales de Villa María y Río Cuarto, a través de la Facultad de Agronomía y Veterinaria, se realizó durante los días 11 y 12 de junio, un muestreo para brucelosis caprina  sobre  2000 animales, pertenecientes a  70 familias campesinas y agricultores familiares de los Departamentos San Javier, San Alberto, Pocho y Mina.

Cabe destacar que este proyecto es financiado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Provincia de Córdoba. La actividad fue coordinada por el CAFCI, Consejo de la Agricultura Familar de Traslasierra, que nuclea a la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación, el INTA Villa Dolores y Cruz del Eje, el SENASA, el Ministerio de Agricultura de la Provincia y el INTA Forestal. También participó el referente de la ley caprina y ovina. 

Todos estos actores junto a los estudiantes y  productores realizaron esta tarea compartida, para mejorar la calidad de vida de las familias productoras.

Está iniciativa permite ampliar el conocimiento sobre el status sanitario de los hatos caprinos, aportando garantías de calidad a los consumidores de los productos lácteos de origen campesino y de la agricultura familiar. A la vez que posibilita a los estudiantes tomar contacto con una realidad muy diferente a la de sus lugares de origen, fomentando vínculos muy importantes.

Este proyecto tendrá continuidad los días 27 y 28 de agosto de 2018 en los Departamentos de Cruz del Eje, Ischilín y Sobremonte, como también en junio y agosto de 2019.

Prácticas que trascienden la Universidad

“Lo que estamos haciendo ahora es el diagnóstico de brucelosis caprina, a partir de un viaje que hicimos a Traslasierra, una actividad extracurricular con la cátedra de Enfermedades Transmisibles y Tóxicas en Rumiantes de Medicina Veterinaria. Estamos realizando lo que se llama BPA que es lo que diagnostica la enfermedad”, señaló Paula Imberti, estudiante de Veterinaria que colaboró en el proyecto.  

Según detalló, trabajaron en grupos y efectuaron extracciones de sangre, en donde tomaron muestras para el diagnóstico de la brucelosis y tuberculosis caprina; como también muestras de materia fecal y de leche para otros estudios.

Sobre la experiencia, la estudiante Aldana Salinas, reflexionó: “Es una práctica muy linda la toma de muestras para la carrera, pero además toda la parte social que implica ir a Traslasierra a visitar los pequeños productores, conocer su forma de vida, su producción, que por ahí es distinta a lo que uno está acostumbrado a ver”. 

En cuanto a las tareas de laboratorio explicó: “El procesar las muestras es una instancia más de laboratorio que también está buena. Primero se hace una prueba Tamiz que es el BPA y después hay otras pruebas complementarias para llegar al diagnóstico de brucelosis caprina”.

Además comentó que conocieron distintas zonas desde Villa Dolores a Villa de Soto.  “Son pequeños productores, la mayoría vive en el monte, sin luz, sin agua y tienen necesidades primarias que van más allá de lo que uno aprende. Para ellos la brucelosis es algo terciario, al lado de sus necesidades, pero muy contentos y orgullosos de su producción, defendiendo esa forma de producir muy familiar”.

Dijo que por lo general “la producción caprina está a cargo de las mujeres, la mayoría son productoras, porque por lo general los hombres tienen un trabajo fuera de la casa y ellas necesitan explotar el monte que tienen ahí, generando un recurso más”.

“A nosotros la actividad nos brindó muchas posibilidades, la práctica en sí de ir y sangrar, la toma de muestras y por otro lado enriquecernos en lo personal de esas personas y su forma de vida”, destacó Aldana.